Marruecos, el país de las telas, las especias, los colores, las texturas y la luz, despliega su magia para dibujar una colección cargada de color y toda la energía del desierto.

​Flecos y espíritu folk, tonos ocre y tierra, contrastes de color, estampado pañuelo y mucho denim. Imposible no sucumbir al hechizo de la tierra de la luz infinita, en el perfecto escenario desértico.

El encanto magnético que despliega el norte de África se replica en una colección conectada con la naturaleza de manera especial, y adelanta la ilusión de los primeros días de primavera.